jueves, 21 de noviembre de 2013

Reflexión


No he podido más con mis heridas...
ya llegaron hasta el hueso, me he empeñado en ignorarlas, en seguir abandonandome y entregando todo lo que soy a una persona que no lo aprecia, lo toma y lo arrumba.

Creo que habrá que tocar el fondo.  Tocarlo, acariciarlo y soltarlo.  Así como a tí: Abrazarte y soltarte, soltarte en el fondo de mi abismo mientras emerjo poco a poco hacía mi nuevo yo.


martes, 27 de agosto de 2013

Hay que buscarnos entre los iguales,
tratarnos como tales, no arriba, no en superior,
sin miradas sobre el hombro
ni desdén en los ojos.

Habrá que caminar por un camino en común.
Y ceder el paso al que lleva prisa
buscarnos entre los iguales
encontrarnos en una meta.

Abrir senderos entre el caos,
ser antorcha que arde e ilumina,
que cataliza el mundo,
incitando a danzar por la vida.

Y convertirnos en fuego que revolucione
en agua que transforme,
en tierra para construir
y en aire para difundirnos y multiplicarnos

domingo, 4 de agosto de 2013

Algo sobre mí...

Hoy decidí que soy roca, que soy fuerte, sólida.  Que no me arrastra el viento, que soy tierra firme.  Que construyo mi realidad sobre lo tangible, sobre lo fuerte y profundo, sobre la verdad, la honestidad, la justicia y la humildad. 

Forjo mi vida con alegria, genero vida, satisfacción y felicidad. Cada momento es sagrado, por el simple hecho de que decido hacerlo mío, cada acción es valiosa.

Y decido no dejar de lado lo que creo.  Decido re-construirme a mi misma, de roca.

miércoles, 26 de junio de 2013

Y, ¿qué es vivir?

Esa pregunta es difícil de contestar. Podria resumirlo en funciones básicas, signos vitales.  Respirar, que el corazón lata, que la sangre circule, alimentarse. Exponerse al sol para que el cuerpo asimile algunas vitaminas.  Y que más, si la nutrición, el cuidado del cuerpo. Dormir.

Vivir, implica más allá de lo biológico.  Leer un buen libro.  Disfrutar de un chocolate en medio de la lluvia. Quedarte entre las cobijas hasta tarde.  Abrazar un árbol. Escuchar el silencio del bosque, el tumulto de la ciudad.  Buscar una bella panorámica.

Disfrutar del clima. Apreciar como cambia la iluminación durante el día.  Como crecen las plantas, el mundo, las personas. 

Puedo decir existir es un hecho, vivir es opcional.  Porque puedes pasarla, puedes ir con la corriente y dejarte mover.  Pero nadar, correr, gritar, volar... es vivir.

viernes, 14 de junio de 2013

Quiero tus letras en mis lineas
la mirada que me conoce, recorriendo mi piel
curar tu alma con pedazos de la mía
besar tus ojos...

Son lágrimas que deben sanarme
labios que endulcen la vida
palabras que no solo definen
sonrisas que vuelven a brotar

vuelvo a escribir pasion que desenfrena
de labios que muerden
y manos que estrujan
de miradas que atraviesan la piel

Te pienso en mis proximos capitulos
en los nuevos pasos...





viernes, 3 de mayo de 2013

...Historias que se repiten...

Me es curioso, como ciertas circunstancias están destinadas a repetirse, a suceder de nuevo.  A ser nada, a ser todo.

Dibujar sin lineas, solo colores,
Escribir sin nombres,
esfumar las nubes del paisaje,
Finalizar lo que nunca ha comenzado,

Dejar, liberar...
Quiero ser agua, cuando en realidad soy fuego,
quiero estár en la tierra, pero el aire me lleva.
buscando no buscar,
dejar de desear...
dejarme dejar,

Soy fuego, que arde y destruye...
que deja trizas, cenizas...
soy viento que aviva el fuego
esparce los restos del naufragio.

Escribir sin la pasión que llenaba las lineas
entregarnos sin desearnos,

martes, 2 de abril de 2013

Es quizá temor lo que se asoma...

Es temor lo que se asoma,
es miedo que el alma se hiera 
y te acorazas, muestras solo una parte
justo eso que quieres que vea

Es miedo tal vez
lo que dejo que se asome en mis acciones
es la temerosa ansiedad,
el ser que intenta dejarse fluir,

Que busca la verdad entre mentiras
y buscando tropiezo
caigo en mis propios errores
es temor lo que se asoma en la mirada

Es miedo a salir lastimada,
hay voces que advierten, 
y si tu mirar, no es sincero
si tus palabras no son del todo ciertas.

Y tal vez me equivoco
soy yo quien ve las cosas demasiado oscuras...
expio mis pecados en tus culpas
pongo mis cargas sobre tus hombros.

Quiza temor es lo que dibuja mi cuerpo
y en difusa fragilidad mis ojos lloran
confundiendo frustracion y dolor ajenos
con mis propios infiernos

lunes, 11 de marzo de 2013

Cronicas de lejos de casa...

Escribo porque era necesario contar tantas cosas... la mezcla de sentimientos que rondan por mi cabeza y mi ser.  Pensamientos que me sacan de quicio, ideas que revuelven mis pensamientos y todo se convierte en una espiral sin fin...

Y gira, y gira, regresa, intenta irse, vuelve, te regresa a mi, te aleja. Te vas, te quedas.  Me marcho, no vuelvo. Me esquivas, te alejas.  Me ignoras, te evito.   No.

No faltan las circunstancias emergentes:  Una muerte, un nacimiento.  Un beso, un no beso.  Una llamada inconclusa, un circulo que se niega a cerrarse y se prolonga en un infinito.  Un recuerdo, una sensación.  Tu boca en mis labios.  Mis manos se alejan. Las lágrimas salen a flote. 

Palabras que he callado.  Sentimientos que te guardas.  Dudas, no hay sabor más amargo que el de las dudas invadiendo con preguntas tu mente.  Pensamientos que guardo, que callo, que son sólo míos, que se quedan entre mi lóbulo pre frontal y mis labios para no expresarlos.  Miradas que contengo, para que no hablen por mí.  Instintos que amarro con la poca cordura que me queda.

Y giro, regreso, vuelvo, me voy, huyo.  Corro y me acobardo.  Y te extraño y me extrañas.  Desearía ser correspondida.  Desearía tantas cosas.  Y sigo caminando, corriendo o dando pasos pequeños sin dirección fija.  Dejo que el azar a veces decida por mi.  Y que pasa en mis venas.



viernes, 1 de marzo de 2013

...Palabras que callaba...

Que si hay algo más que tenga que decirte? Tal vez sí, tal vez no.  Me lees. Y no sólo mis letras.  Sabes que una mirada te dice más que mil palabras. No entiendo como lo haces, pero así es.

Tal vez tenga que contarte que te he extrañado muchas noches. O decirte que he aprendido a aprovechar el tiempo que hay para nosotros.  Que no hay mayor tranquilidad que estando a tu lado. Nunca terminas de conocer a las personas. 

lunes, 25 de febrero de 2013

Cómo le llamo entonces a lo que se despierta,
a ese instinto de mirar tus ojos,
y la cálida sensación de caricias,
a la tranquilidad que hay en nosotros.

Es una necedad imperante de estar,
una pulsión que no puedo negarme a cumplir,
es una construcción mental de seguridad,
la armonía de tu latido, tal vez tu aroma.

una compulsión humana de explicar y nombrar
un fenómeno intangible,
la conexión milenaria de lo que no es materia
el contacto de historias.

Se resume en labios que muerden,
latidos que se sincronizan,
miradas que hablan a los oidos del otro,
que susurran palabras indecibles,
se vive en momentos mágicos...

Como llamarlo... como atreverse a limitar...
enmarcando en supuestos y premisas,
ponerle reglas, formas y compromisos,
como encadenar un ave a una jaula.

Que decir de las formas de sentir,
hacer sentir, dejar ser, explorar...
placer, deseo, pasión, necesidad, necedad.
complementareidad...






viernes, 22 de febrero de 2013

lunes, 18 de febrero de 2013

Aprehender y Aprender

Para dormir, no es necesaria una cama, solo las ganas de soñar. 
No basta decir lo que se siente, es preciso demostrarlo segundo a segundo.
Las palabras se las lleva el viento.  Los cambios son tan necesarios.  Soy como el agua, necesito fluir, caminar, correr, llover, evaporarme, hacer mis ciclos, pues si me quedo quieta... me estanco.

El agua pasa por filtros, hay que quitar la impureza. Lo que pesa, lo que duele y lastima.  He pasado por arena y mi cuerpo se ha enturbiado.  Es preciso que recorra un camino, para volver a estar fresca.  Que me vuelva llanto y caiga sobre mi historia, que sea una nube y cubra mis ojos. Fundirme con el mar del mundo.  Fluir entre caminos, bosques y senderos. Descubrir el paisaje. Retomar mi camino... y tal vez. Sólo tal vez encontrar un camino paralelo al mío. Que sea compañero, amigo...  Compartir un común espacio, una unión en común... 


miércoles, 13 de febrero de 2013

...Historias Ajenas...

Te ví.  Esa tarde mis ojos se cruzaron con los tuyos.  Una sonrisa se escapó de tu rostro.  Me dijiste palabras sin hablar. Decidí acercarme.  Podía notar como tus latidos se hicieron más fuertes.  Mi voz titubeante se dirije a ti, preguntando la hora.  Tus labios me regalan una cifra irrelevante.  el sonido, tan cálido y cercano, ¿podrías arruyarme con tus historias en mi oido toda la vida? Pensé para mis adentros...


Era ilógico que preguntara la hora: el 90% de la población posee un aparatejo llamado celular que entre sus muchas funciones está el reloj. No importa, sólo quería un pretexto para intentar entablar una charla. 

No creo en el destino, ni en las coincidencias, todo es azar, nada esta escrito. Pero que hermoso ser humano me topé ese día.  Aunque no pasó de la hora, porque bajaba en la siguiente estación.  Que perfecto compartir el ralo oxígeno del vagon, una palabra, y el espacio...

lunes, 11 de febrero de 2013

...Momentos mágicos...

Sabes de sobra que te escribiria,  que mis lágrimas se convierten en letras, que mi llanto se hará poesía.  Que mi alma necesita ser curada.

Podría decirte que me dueles mansamente, insoportablemente me dueles, pero no son mis palabras. Son de alguien más... Pero, reflejan lo que siento...

sábado, 9 de febrero de 2013

Maldita la hora...

Si, maldita la hora. Lo digo, lo repito y lo sostengo.  Maldita la hora en la que las ideas de otras personas se filtran a lo más profundo de tí mismo.  Escucharlas constantemente, haciendo uso de la importancia emocional que tienen sus autoras, taladrando mis oidos.

domingo, 3 de febrero de 2013

...Caducidad...

El encuentro fortuito de tu mirada con la mía, hacer conciente la existencia de un mundo distinto al mío en un solo universo, es el resultado de la búsqueda incesante de mi alma gastada, incompleta.  Que urga en el mar unos labios que muerdan, que modela en el barro unas manos que acaricien, inventa oidos que escuchen mil historias, mi alma gastada de amar, que busca, te busca.  Recorre caminos a oscuras, buscando la luz de tus ojos, que necesita un refugio...
en ese encuentro fortuito encontre tu latido que arrulla mi sueño, tus labios que besan mi frente, tu mirar certero, tu voz murmurante, tu sangre encendida, lo que no sabia que existia...
Hoy te amo, efímeramente como un beso.  Con duración de instantes que pasan con el segundo que se ha ido, con el momento que eriza la piel al chocar los labios. Te amo con la ambiguedad de una lágrima, la soltura del viento, y la fuerza de una ola,  con la sutileza de un ave.

Te amo lo que dura un momento mágico...


domingo, 27 de enero de 2013

Es un sonido amargo,
dice lo que no quiero escuchar,
son silbidos del viento
que se va llevando los recuerdos

Déjame con mis lágrimas, son mías
es lo único que tengo de cierto,
tan cierto como el pasado que se diluye,
se escapa suspiro a suspiro,

La soledad es mejor que estar sola,
susurrando a gotas que me duele,
gritandole al viento mi condición
mis manos aferrandose al recuerdo...

jueves, 24 de enero de 2013

la última

Era una posibilidad.
Su mismo cuerpo le pedía que no volviera a enamorarse,  que se apartara de la compañia un rato, que dejara de buscar consuelo en otros brazos que no fueran los suyos.  Que hiciera oidos sordos a las voces que la llamaban.

Era su cuerpo que reclamaba a gritos la soledad.  Un alma gastada, abrumada por el dolor que causan las venas de un corazon arrancado del cuerpo.  La piel pedía limpiarse de sus caricias, reparar cada herida, cada palabra fuera de lugar.  Raquel... Raquel... Raquel.

Entre los escombros de mi alma... Sabines.  Sólo era eso. Un montón de escombros, sin rumbo fijo.  Su mirada. su mirada plagada de tristeza. su mirada sin más lágrimas que llorar.  El regazo al que no más regresarías.  Sus manos temblaron, tomo una última fotografía... tuvo el mismo final que las demás, hecha trozos y a la basura. 

Por un momento deseo morir, así se iria esa sensación de vacío que la embargaba. Pero solo fue por un momento, en el fondo sabía que no valía la pena, que ya sanaría y volvería a sonreir. No sabía cuanto iba a esperar, sólo estaba dispuesta a hacerlo.

Comenzó a escribir su historia, lo importante: decidió empezar por el final, para que el recuerdo fuera más lindo, para no quedarse con la amargura de este final... y fue ahí, al decidir borrarle los dos puntos suspensivos que la historia podía tener que una última lágrima terminó de brotar de sus ojos...

Acompañada de alivio, de tranquilidad.  Aun habia heridas abiertas, todavía sentia dolor, pero era menor con cada día que pasaba...

miércoles, 16 de enero de 2013

4

Esa era la intención, no recordar nada.  Cortar de tajo eso que dolía, que hacía que sus ojos se nublaran y su corazón se encogiera.  Realmente es imposible,  su piel tenía marcas que no se borran, su espíritu debilitado tras luchar sola...

Hay cosas que nunca sabré hacer, dijo ella para sus adentros: ser fiel y estar sola.  Y era cierto, la soledad le aterra, por lo que siempre buscará alguien con quien compartir momentáneamente una palabra o el colchón... la inseguridad de no tener un futuro cierto.

En el fondo, sabe que necesita estar sola y escucharse a sí misma, descifrar cada palabra que su ser tiene para ella.  Darse cuenta de las sensaciones que atraviesan su cuerpo.  Encontrarse entre los escombros que hay en su interior.  Hacer una reconstrucción total.

Silencio, todo se vuelve silencio a su alrededor.  Le agobia, no quiere escucharse, no quiere sentirse sola. el silencio invade su ser. No es precisamente el ocio, si no el vacío que le oprime la mente, la confunde, bombardeándola con recuerdos, con sus historias agonizantes, los aromas que evocan sensaciones y emociones.  Es el vacio del si estuvieras.  No era la primera vez que lo sentía, era frecuente en su vida.  Triste: desde su infancia sufrio ausencia y abandono, el hubiera era un refugio para su realidad.

Las lágrimas son sabias, dijo para sí. se han guardado para los mejores y los peores momentos.  Siempre cumplen su función.  Quiero conservarlas para lo importante. Por eso sólo cinco lágrimas mereces. Son las suficientes.

Una cuarta lágrima comenzó a formarse.  Intentó ocupar el corazón roto de Raquel... se salía por las heridas aun abiertas. Era muy dificil permanecer ahí.  con uñas y dientes se aferraba a los pedacitos, intentaba acercarlos para que sanara, para que pudiera contener otra vez al amor...


O tal vez no habría más amor para ella...












lunes, 14 de enero de 2013

3...

Fui rodando desde la memoria hasta los sentimientos más profundos de su ser, no fue tarea fácil.  Hay recuerdos que se reusan a ser arrastrados por una lágrima, recovecos a los que nada puede llegar, que por más alcohol que consuma no lograras eliminar. 

Por otra parte, debía despertar esos recuerdos que alegran el ego.  No es tan complicado.  Por más que una parte de Raquel quería victimizarla y compadecerla eso no era lo correcto.  No era una doble vida o doble moral, simplemente una válvula de escape.  Siempre tuvo miedo de engancharse demasiado con alguien, tener solo un amor no era su estilo.  Distintas clases de amor, pero al final de cuentas nunca perteneció totalmente a una persona.  Tal vez aferrarse a esos minutos ocultos, a esas palabras indecibles dejarían ver a la verdadera Raquel.  Habría que despertar esas fibras sensibles, dejar que fluyeran por las venas.

Mi trabajo como la tercera lágrima, era arrastrar, limpiar desalojar el interior, que corriera la tristeza.  No salí de los ojos como las otras, yo implicaba aun más dolor. Esta relación habia dejado mucho escombro en su alma, era como si hubieran arrancado una parte de ella.  no me podía imaginar su dolor, hasta que mi labor comenzó... había pedazos del corazón por todas partes, sueños rotos, sueños olvidados y arrumbados, recuerdos remendados, historias que agonizaban...

Fue una labor demasiado dificil. Elegir que se quedaba y que se iba...

Raquel movió su mano, acarició con ternura su propio rostro.  Caminó entre los objetos tirados y llegó al espejo roto.  sus manos bajaron por su cuello. se desnudo ante un reflejo roto de sí misma.  No era casualidad.  Así se percibia, Su mirada se clavó fijamente en su cadera: los moretones que adornaban su piel parecian cobrar vida, se coloreaba en su piel la amarga sensación de soledad en su compañía,  sus ojos hinchados de tristeza, las manos cerradas en puño, como queriendo hacer material su ira.  Labios balbuceantes, la mirada perdida.  Parecía que en sus venas corriera alguna droga.  Su alma, como su mirada, perdida. deseando ser escuchada, arropada, que no me dejen morir.

La tercer lágrima había cumplido su misión, arrancó los momentos, no habría nada que recordar...

La segunda lágrima

Di un paso más, esta segunda lágrima venía de la profundidad de la memoria, al parecer no era mucha su carga, al detenerse en el pecho... se convirtió en un cristal.  cayó al piso, lo tomé entre mis manos y noté como en cuestión de segundos su color cambió de la pureza transparente hacia un color de rubí, que se tornó después marrón y por último era un negro de obsidiana, tan negro como el dolor que en ese momento sentía...

Fue un hecho extraño, lo que más le sorprendío a Raquel, ocurriría después.  Al tomarlo entre sus manos, sintió como si un iman intentara arrancarle algo de las entrañas, sensaciones recorrieron cada centímetro de su piel, sus poros se erizaron, sintio escalofríos por todo su cuerpo, fue un éxtasis distinto al del orgasmo... sudor frio inundo su ser.  Era esa lágrima cristalizada que quería hacer suyos sus recuerdos.  Unos segundos después de esto, sin dudarlo, el cristal estalló.  Mientras lo hacía imágenes de momentos se agolpaban en su mente, era como si una pelicula de esos años se resumiera en instantes. El caer de los cristales en el piso logró que ella regresara a la realidad. 

El síntoma del miembro fantasma, eso que duele cuando ya no es parte de tí, sientes que aun está a tu lado.  Eso era lo que sentía.  Aun dolía su indiferencia, sus golpes. Su aroma aun rondaba el ambiente.  Como un fantasma ocultándose tras las paredes, lanzando caricias al aire. aprovechando el viento que se colaba entre las ventanas para enfriarme el alma. 

En definitiva era un miembro fantasma, un apéndice parasitario que vivia de mi, de mi miedo y mi soledad, Raquel, porque fuiste tan ciega para no verlo. Porque dejaste que te absorbiera la vida en cada oportunidad, cada palabra de desaliento, cada maltrato, cada mirada de rechazo logro que te hicieras pequeña.  Y en tu pequeñez buscaste su protección.  No es tu culpa mujer, no es tu historia, fue un conjunto de circunstancias que permitieron que las cosas fueran así.

Al mirarse en el espejo roto, Raquel recordó...


martes, 8 de enero de 2013

5 lágrimas

Cinco, sólo cinco lágrimas te dedicaré infeliz.  Dijo ella al cerrar fuerte la puerta de su casa.  Caminó con pasos enérgicos, con determinación hacía la habitación que muchas veces cobijó la pasíon ardiente entre sus venas, al llegar sus manos tomaron las ropas que solía arrancar del cuerpo de su amante, arrojándolas por la ventana pensó que así podrían borrarse las caricias recibidas de su piel. Rompiendo los espejos creyó destruir una historia...

Por su mejilla rodaba la primer lágrima, daba la impresión de arder como ácido en la piel, dolía tanto dentro que había que sacarla.  Una primer lágrima, recorrió la comisura de su sonrisa, bajo lentamente por su cuello, haciendo el recorrido que una y otra vez sus labios hicieron en otras circunstancias.  Al bajar a su pecho se evaporó, su corazón ardía.  Era una bomba, la rabia y la tristeza se debatian en una pelea a muerte en su interior.  Su mente era invadida: toda clase de recuerdos, historias, imágenes se superponían una a otra, causando un malestar evidente.  Justo en ese momento rompió el espejo:  Reflejaba una realidad distorsionada.

Una primer lágrima, menciono Raquel -es lo más que puedes esperar- expresó dirigiéndose a una vieja fotografía.

-Sabías que no tenía futuro, sólo te engañabas.  El mundo de rosas y felicidad que imaginabas, era solo eso, un cuadro más de los que has pintado como refugio a la nefasta realidad que compartías, ese principe azul que construiste con "amor" disfrazado de justificaciones y disculpas. Y no te juzgo.  El comienzo fue tan mágico, querías que todo fuera así, sin dejar de lado esa magia... y no resultó, caíste en la magia de la fantasía y las mentiras, te mentías a ti misma.  Hiciste una burbuja a tu alrededor.
Todos hablaban al respecto... tu escuchaste que te decían que no convenía, que no era una buena idea que nada bueno saldría de eso. hiciste caso omiso -  Una voz en en interior de Raquel le recriminó fuertemente.

En ese momento Raquel recordó cada una de las veces que le habia hechado de menos, en cada ocasión especial que hubiera querido compartir con él, cada vez que necesitaba un abrazo que nunca recibió de su parte, cada vez que le negó el apoyo, una palabra un sentimiento.  Y lo agradeció, eran menos recuerdos compartidos, sólo hacía más pequeña la lista de cosas a olvidar...

Fue una segunda lágrima...