lunes, 25 de febrero de 2013

Cómo le llamo entonces a lo que se despierta,
a ese instinto de mirar tus ojos,
y la cálida sensación de caricias,
a la tranquilidad que hay en nosotros.

Es una necedad imperante de estar,
una pulsión que no puedo negarme a cumplir,
es una construcción mental de seguridad,
la armonía de tu latido, tal vez tu aroma.

una compulsión humana de explicar y nombrar
un fenómeno intangible,
la conexión milenaria de lo que no es materia
el contacto de historias.

Se resume en labios que muerden,
latidos que se sincronizan,
miradas que hablan a los oidos del otro,
que susurran palabras indecibles,
se vive en momentos mágicos...

Como llamarlo... como atreverse a limitar...
enmarcando en supuestos y premisas,
ponerle reglas, formas y compromisos,
como encadenar un ave a una jaula.

Que decir de las formas de sentir,
hacer sentir, dejar ser, explorar...
placer, deseo, pasión, necesidad, necedad.
complementareidad...






viernes, 22 de febrero de 2013

lunes, 18 de febrero de 2013

Aprehender y Aprender

Para dormir, no es necesaria una cama, solo las ganas de soñar. 
No basta decir lo que se siente, es preciso demostrarlo segundo a segundo.
Las palabras se las lleva el viento.  Los cambios son tan necesarios.  Soy como el agua, necesito fluir, caminar, correr, llover, evaporarme, hacer mis ciclos, pues si me quedo quieta... me estanco.

El agua pasa por filtros, hay que quitar la impureza. Lo que pesa, lo que duele y lastima.  He pasado por arena y mi cuerpo se ha enturbiado.  Es preciso que recorra un camino, para volver a estar fresca.  Que me vuelva llanto y caiga sobre mi historia, que sea una nube y cubra mis ojos. Fundirme con el mar del mundo.  Fluir entre caminos, bosques y senderos. Descubrir el paisaje. Retomar mi camino... y tal vez. Sólo tal vez encontrar un camino paralelo al mío. Que sea compañero, amigo...  Compartir un común espacio, una unión en común... 


miércoles, 13 de febrero de 2013

...Historias Ajenas...

Te ví.  Esa tarde mis ojos se cruzaron con los tuyos.  Una sonrisa se escapó de tu rostro.  Me dijiste palabras sin hablar. Decidí acercarme.  Podía notar como tus latidos se hicieron más fuertes.  Mi voz titubeante se dirije a ti, preguntando la hora.  Tus labios me regalan una cifra irrelevante.  el sonido, tan cálido y cercano, ¿podrías arruyarme con tus historias en mi oido toda la vida? Pensé para mis adentros...


Era ilógico que preguntara la hora: el 90% de la población posee un aparatejo llamado celular que entre sus muchas funciones está el reloj. No importa, sólo quería un pretexto para intentar entablar una charla. 

No creo en el destino, ni en las coincidencias, todo es azar, nada esta escrito. Pero que hermoso ser humano me topé ese día.  Aunque no pasó de la hora, porque bajaba en la siguiente estación.  Que perfecto compartir el ralo oxígeno del vagon, una palabra, y el espacio...

lunes, 11 de febrero de 2013

...Momentos mágicos...

Sabes de sobra que te escribiria,  que mis lágrimas se convierten en letras, que mi llanto se hará poesía.  Que mi alma necesita ser curada.

Podría decirte que me dueles mansamente, insoportablemente me dueles, pero no son mis palabras. Son de alguien más... Pero, reflejan lo que siento...

sábado, 9 de febrero de 2013

Maldita la hora...

Si, maldita la hora. Lo digo, lo repito y lo sostengo.  Maldita la hora en la que las ideas de otras personas se filtran a lo más profundo de tí mismo.  Escucharlas constantemente, haciendo uso de la importancia emocional que tienen sus autoras, taladrando mis oidos.

domingo, 3 de febrero de 2013

...Caducidad...

El encuentro fortuito de tu mirada con la mía, hacer conciente la existencia de un mundo distinto al mío en un solo universo, es el resultado de la búsqueda incesante de mi alma gastada, incompleta.  Que urga en el mar unos labios que muerdan, que modela en el barro unas manos que acaricien, inventa oidos que escuchen mil historias, mi alma gastada de amar, que busca, te busca.  Recorre caminos a oscuras, buscando la luz de tus ojos, que necesita un refugio...
en ese encuentro fortuito encontre tu latido que arrulla mi sueño, tus labios que besan mi frente, tu mirar certero, tu voz murmurante, tu sangre encendida, lo que no sabia que existia...
Hoy te amo, efímeramente como un beso.  Con duración de instantes que pasan con el segundo que se ha ido, con el momento que eriza la piel al chocar los labios. Te amo con la ambiguedad de una lágrima, la soltura del viento, y la fuerza de una ola,  con la sutileza de un ave.

Te amo lo que dura un momento mágico...