lunes, 11 de marzo de 2013

Cronicas de lejos de casa...

Escribo porque era necesario contar tantas cosas... la mezcla de sentimientos que rondan por mi cabeza y mi ser.  Pensamientos que me sacan de quicio, ideas que revuelven mis pensamientos y todo se convierte en una espiral sin fin...

Y gira, y gira, regresa, intenta irse, vuelve, te regresa a mi, te aleja. Te vas, te quedas.  Me marcho, no vuelvo. Me esquivas, te alejas.  Me ignoras, te evito.   No.

No faltan las circunstancias emergentes:  Una muerte, un nacimiento.  Un beso, un no beso.  Una llamada inconclusa, un circulo que se niega a cerrarse y se prolonga en un infinito.  Un recuerdo, una sensación.  Tu boca en mis labios.  Mis manos se alejan. Las lágrimas salen a flote. 

Palabras que he callado.  Sentimientos que te guardas.  Dudas, no hay sabor más amargo que el de las dudas invadiendo con preguntas tu mente.  Pensamientos que guardo, que callo, que son sólo míos, que se quedan entre mi lóbulo pre frontal y mis labios para no expresarlos.  Miradas que contengo, para que no hablen por mí.  Instintos que amarro con la poca cordura que me queda.

Y giro, regreso, vuelvo, me voy, huyo.  Corro y me acobardo.  Y te extraño y me extrañas.  Desearía ser correspondida.  Desearía tantas cosas.  Y sigo caminando, corriendo o dando pasos pequeños sin dirección fija.  Dejo que el azar a veces decida por mi.  Y que pasa en mis venas.



viernes, 1 de marzo de 2013

...Palabras que callaba...

Que si hay algo más que tenga que decirte? Tal vez sí, tal vez no.  Me lees. Y no sólo mis letras.  Sabes que una mirada te dice más que mil palabras. No entiendo como lo haces, pero así es.

Tal vez tenga que contarte que te he extrañado muchas noches. O decirte que he aprendido a aprovechar el tiempo que hay para nosotros.  Que no hay mayor tranquilidad que estando a tu lado. Nunca terminas de conocer a las personas.